Caleta Buena

Maravilla de la Ciénaga de Zapata.

Favorecida por la naturaleza, consiste en una franja de agua protegida por arrecifes, donde puedes nadar, observar el fondo marino o disfrutar de recorridos en bicicleta acuática sin la constante molestia del oleaje.

Sus aguas cristalinas y salobres cuentan con la afluencia de varios manantiales. La transparencia del mar permite percibir sin dificultades el fondo de la caleta, la variedad y colorido de los peces, corales, cobos, langostas y demás animales que la habitan.

La atracción principal es una pequeña piscina natural, conectada a través de un túnel con el mar donde puedes dar de comer directamente a los peces. Con frecuencia los visitantes arrojan migas de pan a los peces y estos agradecen devorando el bocado en cuestiones de segundos. Resulta impresionante interactuar con la naturaleza, así que muchos se lanzan a la piscina para observar de cerca el espectáculo.